Breaking News

“DEJEMOS DE JUGAR A LOS SUPER SANTOS”. Adrian Cestari

Adrian.E

Pastor de Jovenes, Adrian Cestari

Iglesia: Comunidad Cristiana Kairos

Ministerios REDIMAC  Internacional

 

“DEJEMOS DE JUGAR A LOS SUPER SANTOS”


Es bastante curioso preguntar cosas como: Quienes son mentirosos y muchos dirán que han sido mentirosos, pero si preguntas cosas como quienes se masturban o han visto porno… Y tendrás un silencio fúnebre… Esta conducta nos revela que en efecto colocamos en escalas o niveles los pecados… Asumimos que es una locura decir: Si lucho con la masturbación, con la porno, tengo adicciones gay o cualquier otra impureza sexual… Por años hemos sacrificado la honestidad en pos de la santidad… Tenemos creyentes con santidades prestadas, enseñamos que esas cosas no se dicen… Y así muchos luchan solo y en silencio… Tenemos estándares exagerados e hipócritas de santidad… Damas y caballeros la santidad fingida dará como fruto PECADO, pero la santidad inspirada traerá transformación… Enseñamos desde nuestros púlpitos que debemos ser perfectos… A Quien queremos engañar no lo seremos jamas, ni el apóstol lo fue…


Por lo tanto, el problema no es con la ley, porque la ley es buena y espiritual. El problema está en mí, porque soy demasiado humano, un esclavo del pecado.
Realmente no me entiendo a mí mismo, porque quiero hacer lo que es correcto pero no lo hago. En cambio, hago lo que odio.
Pero si yo sé que lo que hago está mal, eso demuestra que estoy de acuerdo con que la ley es buena. Entonces no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí.


Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa* no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo.
Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago. Ahora, si hago lo que no quiero hacer, realmente no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí.


He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal.
Amo la ley de Dios con todo mi corazón,
pero hay otro poder* dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí.
¡Soy un pobre desgraciado! ¿Quién me libertará de esta vida dominada por el pecado y la muerte? ¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor.
(ROMANOS.7:14-25)
Esta Santa Hipocresía que muchos llevan dejan fuera del terrenos a los que fallamos y nos equivocamos, a los que somos debiles…


“Lo siento parece excusarse un Ángel,le dije a DIOS que usted vino a verlo,pero me dice que ya no puede recibirlo usted es demasiado inmundo para estar aquí” parece ser que los mas espirituales son los unicos con derecho al trono de la gracia.
Esta super perfecion que hay que tener para ser aceptado por el Señor nos empuja a vivir un evangelio de libertad condicional, un evangelio de cuotas; Donde Jesús pago la primera cuota de la salvación y el resto la pagamos nosotros con actividades y practicas eclesiásticas.
Siendo #Justificados #Gratuitamente por su #Gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús…
(Romanos 3:24)
…habiendo sido ya justificados en Su sangre…”
(Romanos 5:9)


No hay actividad o practica eclesiástica que contribuya a nuestra Salvación… El me Ama con o sin pecado…
No hay nada que haga que me Ame mas o menos.
El aun desde lo alto de la cruz exclamo: Perdonalos, no saben lo que hacen
Me #AMA y ningun Super Espiritual me hará creer lo contrario…


Por lo tanto, ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que entró en el cielo, Jesús el Hijo de Dios, aferrémonos a lo que creemos. Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, él nunca pecó. Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.
(Hebreos.4:14-16)


Claro que creo firmemente que debemos vivir una vida de santidad al Señor. Insisto esta santidad no sera producto de una lista de cosas que no debo hacer, esa santidad sera producto del Amor que tengo hacia el.
¿Como lo se?
Pues me pregunto si aquella mujer que iba hacer apedreada por un montón de espiritualoides
(Juan 8:1-11) Fue la misma luego de escuchar: Donde están los que te condenan, yo no te condeno…
Estoy seguro que no fue la misma…


Pero no juguemos aque somos súper espirituales y que somos perfectos, PORQUE NO LO SOMOS.
Mas que aparentar ser perfectos,debemos ser HONESTOS;
Si nos cuesta vivir en santidad seamos honesto y digamos como el salmista: Mantenme alejado de los caminos torcido. Salmos.119:29 – Enséñame a seguir tus decretos y los cumpliré hasta el fin. V:33 – Inclina mi corazón hacia tus estatutos. V:36 – (Salmos.51) Leo las palabras de un hombre Honesto que sabia que era débil, que no pretendia ser perfectos. Dejemos de jugar a ser perfectos, los perfectos no necesitan ni a jesus ni su gracia… Quienes confesamos ser débiles experimentamos constantemente su amor y gracia…
Cabe decir que solo los débiles tienen el derecho de decir: Fuerte soy (Joel 3:10).

About The Author

Related posts