Breaking News

Pastora Heddy Requena, Misión Betesda

Heddy.CC

pastora, Heddy Requena

 

Juan Capitulo 5:

2. Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos.

3. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua.

4. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese.

5. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.

6. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?

7. Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.

8. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.

9. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día.

10. Entonces los judíos dijeron a aquel que había sido sanado: Es día de reposo; no te es lícito llevar tu lecho.

 

El Evangelio de Juan nos cuenta una historia. Jesús sube a una fiesta judía a Jerusalén. En ese ambiente supersticioso dice que hay un estanque donde baja un ángel y sana a los enfermos, Pronto la noticia corre y ya no son un grupo de enfermos sino una multitud.

 

Pero como ocurre en todos los lugares, llegaron aquellos con más posibilidades comprando espacios mas cerca del agua, para estar a su vez cerca de su milagro.

 

Los sacerdotes y lideres están lejos de este escenario, a ellos solo les preocupa mantener estable la mecánica religiosa; Jesús se acerca al estanque, que irónicamente le pusieron “Betesda” que significa “Casa de compasión”. Se acerca a los enfermos, pero no va donde aquellos que tienen más posibilidades, los sentados en primera fila… sino donde los “olvidados”. Aquellos seres humanos que viven sin poder sacudirse de la tragedia y la impotencia.

Jesús  Sana a este hombre y le pide algo provocativo, cargar su cama de lisiado ese día que era un Sábado, Inmediatamente los líderes atajan al que antes fue tullido y lo increpan; Jesús en este gesto desenmascara la verdadera intención de la religiosidad.

El legalismo religioso no se preocupa por las vidas de las personas, sino por mantener en movimiento sus convencionalismos, no les interesa la persona con su sufrimiento, sino cumplir con la norma aun cuando la norma esté lejos de las necesidades humanas. El estanque de “betesda” es una historia que nos recuerda cuán cerca puede estar la religiosidad del sufrimiento humano y aún así pasar por alto ante él.

 

Una religión que celebra sus cultos, nombra sus líderes y se entretiene con su calendario de actividades, pero no está preocupada por el dolor de su vecindario, es la viva imagen de esa sal que dejó de salar, que no sirve para nada. También el estanque de Betesda nos refresca nuestra misión, Ir donde aquellos “olvidados” de nuestro tiempo.

 

About The Author

Related posts